soltar para avanzar y aprender a fluir

SOLTAR PARA AVANZAR. 10 CONSEJOS PARA APRENDER A FLUIR Y SUPERAR LOS PROBLEMAS

María se sentía asfixiada. Dos meses atrás su esposo había abandonado el hogar dejándola con un pequeño de tan solo 3 años. Además, no trabajaba, pues por la insistencia de él dejó su carrera universitaria en el último año, para dedicarse a las labores de esposa y poco tiempo después, de madre.

soltar para avanzar y aprender a fluir divorcio

En su momento aceptó por complacer a Marcos, pero ahora se daba cuenta de que había cometido un terrible error. Las cuentas por pagar aumentaban, salir a buscar trabajo se volvía atemorizante y no sabía cómo armonizar el cuidado de su hijo con la nueva vida laboral.

Ahora su pequeño estaba demostrando síntomas de ansiedad, ante la reciente y tempestuosa separación de sus padres, mientras ella caía aceleradamente en una depresión cada vez más fuerte. Se sentía avergonzada por lo sucedido y no le había contado a nadie, ni siquiera a su familia, de la separación. Estaba congelada emocionalmente y no sabía cómo soltar para avanzar.

No sé cómo soltar para avanzar. Siento que me ahogan las preocupaciones

soltar para avanzar y aprender a fluir y superar los problemas

Muchas personas se podrían identificar inmediatamente con la situación de María. Los problemas económicos, las tensiones en la relación con familiares o compañeros de trabajo, problemas de salud y un largo etc., pueden desencadenar un estado ansioso en el que nos sentimos aplastados por el peso de una gran montaña e incapaces de soltar para avanzar hacia la recuperación.

Y cuanto más lo pensamos, menos soluciones nos parece encontrar. Pero llevar una molesta y pesada carga a cuestas tiene terribles consecuencias a largo plazo. Terminaremos comprometiendo nuestra salud física y emocional y lejos de hallar la solución que tanto necesitamos aumentaremos la espiral de ansiedad y sufrimiento en la que hemos caído.

 No lo cargues sobre tus hombros

Una tarde María llevó a su pequeño a un parque cercano. Ese día en particular se sentía más hundida que de costumbre. Se sentó en un banco solitario mientras miraba al niño montar su bici. Al poco tiempo una señora bastante mayor que la había estado observando se acercó y le pidió permiso para sentarse a su lado.

soltar para avanzar y aprender a fluir compartiendo cargas

María accedió por educación, pero no le apetecía hablar con nadie en ese momento de su vida. Sin embargo, algo en aquella dulce señora le hizo sentir confianza y en poco tiempo estaban conversando animadamente. Por primera vez se atrevió a contar todo lo que había pasado y cómo se sentía, y lloró un mar de lágrimas que tenía atragantadas desde lo sucedido.

Le contó del dolor de sentirse abandonada, del temor a no poder criar adecuadamente a su hijo, de los graves problemas económicos que empezaba a tener, de la soledad, la vergüenza, la depresión… y de cómo se sentía atrapada en el pasado e incapaz de soltar para avanzar.

La señora, luego de escucharla en silencio, se levantó y fue hacia el tronco de un frondoso árbol cercano. De allí tomó varias piedras que puso dentro de una mochila.

María la observaba con curiosidad mientras le ponía la bolsa en su regazo. Estos son tus problemas –le dijo. He puesto una piedra por cada uno de ellos. Si lo compruebas te darás cuenta de que no pesan demasiado. Pero ¿te imaginas que pasaría si tuvieras que andar todo el tiempo con estas piedras sobre tus hombros?

soltar para avanzar y aprender a fluir frustracion

María sonrió con tristeza. Entendió muy bien lo que la señora le intentaba decir porque había estado cargando sobre sus hombros el peso de sus problemas. Y a cada paso que daba esos problemas aumentaban su peso desmesuradamente y se sentía más hundida y asfixiada.

Pero, ¿qué podía hacer? ¿Cómo evitar sentirse ahogada por las preocupaciones? ¿Cómo superar los problemas? En fin, ¿cómo salir del pozo en donde había caído y aprender a soltar para avanzar hacia una vida normal?

10 consejos para superar los problemas que nos ahogan y aprender a fluir

Es importante que aprendamos a determinar cuándo los problemas que nos agobian son realmente importantes. Es normal que sintamos preocupación y angustia ante una situación que nos supera, pero en ocasiones le damos a pequeños tropiezos del camino un status de importancia que realmente no tienen.

Estos 10 consejos para ayudarnos a superar los problemas que a veces nos ahogan y aprender a fluir y a soltar para avanzar, son muy prácticos para enseñarnos a ver las cosas en contexto y darle la importancia que realmente tienen.

1-      Habla con un amigo.

soltar para avanzar y aprender a fluir frustracion

Aunque la reacción natural de muchas personas es encerrase en sí mismos, hablar con un amigo de confianza suele ser de mucha ayuda. El solo hecho de exponer el problema en alta voz le hace perder, en ocasiones, la fuerza atemorizante que tenía en nuestra mente.

Cuando no expresamos nuestro problema, le permitimos que crezca desmesuradamente en nuestra mente. Es como un monstruo amorfo que ocupa todos los espacios de nuestro subconsciente. Y perdemos la noción de su verdadero tamaño porque no entendemos donde realmente empieza y acaba.

Pero, al usar palabras concretas para describir el problema que nos atemoriza estamos dándole forma. Estamos visualizando al monstruo para determinar su verdadero tamaño. Tal vez nos sorprenda descubrir que en realidad no es tan grande como lo habíamos imaginado.

2-    Si no tienes con quien hablar, escribe.

soltar para avanzar y aprender a fluir escribir

Si no contamos con una persona de nuestra entera confianza que nos escuche y nos dé su apoyo, entonces hagamos una reflexión sobre el problema. Elige un momento en que tengas completa privacidad y silencio y siéntate con papel y lápiz (o el medio que prefieras).

Puedes escribir una carta si te parece mejor. Imagina que tienes un maravilloso y comprensivo amigo que te escuchará atentamente. Ponle nombre para que sea más creíble y cercano para ti y cuéntale en tu carta con lujo de detalles todo lo que te agobia.

Incluso puedes responder a tu propia carta. Imagina que eres ese amigo que te ha escuchado atentamente y te comprende. ¿Qué crees que te aconsejaría? O, para ponerlo en contexto, ¿si en vez de ser tú quien estuviera en esa situación, fuera alguien a quien aprecias, que le dirías? ¿qué le aconsejarías para que aprenda a soltar para avanzar hacia su recuperación emocional? ¿cómo lo ayudarías a aprender a fluir?

3-    Define tus prioridades y ocúpate de lo que sí puedes hacer

soltar para avanzar y aprender a fluir y definir prioridades

Es importante en este punto, aprender a diferenciar entre lo que está en nuestras manos cambiar y lo que no. Como en cualquier circunstancia y proceso de la vida hay aspectos que se escapan a nuestro poder.

No podemos hacer que alguien que ya no nos ama, nos vuelva a querer, pero sí podemos dar pasos para cerrar ese ciclo, aceptar la realidad como es (y no como imaginamos que debería ser) y seguir adelante. Fluir, aprender a soltar para avanzar.

No podemos evitar muchos eventos desafortunados, como puede ser perder a un ser querido, sufrir un accidente, pasar por un divorcio no deseado, o quizás ser despedido del centro laboral. Sin embargo, siempre podemos centrarnos en aquello que sí podemos hacer.

Y ante la avalancha de posibilidades y decisiones a tomar que se presentan en nuestra vida diaria, es muy importante definir cuáles son nuestras prioridades. ¿Qué es lo que realmente queremos lograr? ¿Es ese camino que hemos decidido tomar el que nos conducirá a superar los problemas que tenemos?

4-   Lleva al límite tus temores

soltar para avanzar y aprender a fluir y definir prioridades

A veces somos presa de temores irracionales sobre una situación de la que no tenemos una idea clara ni definida. Exagerar en nuestra mente la situación al extremo y llevar al límite nuestros temores, nos ayuda a ver que en realidad no es para tanto.

Puede ayudar crear una lista con todo aquello que nos asusta en este momento y poner al lado de cada problema el peor escenario que pudiéramos imaginar para esa situación.

Por ejemplo, si nuestra preocupación es que sentimos a nuestra pareja distanciada y fría desde hace algún tiempo, tal vez lo peor que pudiéramos imaginar podría ser llegar al divorcio. Si estamos afrontando problemas en el trabajo, el peor escenario sería ser despedido.

Pero, aunque esas situaciones pueden resultar en extremo difíciles de afrontar, el miedo a imaginar que pueden suceder a veces es desproporcionadamente más grande que el que nos provocaría el hecho en sí mismo.

Por eso, recrear esas circunstancias en nuestra mente, llevándolas a los peores desenlaces y asumiendo en nuestra idealización una actitud de resiliencia, puede ser provechoso para desmitificar la magnitud del problema en nuestra mente.

5-    Busca apoyo en quienes te aman.

soltar para avanzar y aprender a fluir y definir prioridades

Aunque la tendencia natural en ocasiones es aislarnos, para evitar comentarios o conversaciones sobre el problema que nos agobia, debemos recordar que una carga compartida es más fácil de llevar. Es posible que, tengamos a nuestro alrededor a muchas personas que se preocupan genuinamente por nosotros. Puede ser la familia, amigos, compañeros de trabajo, vecinos.

Y aunque no es recomendable contar nuestras intimidades a cualquiera, compartir nuestros problemas con quien nos puede comprender es un gran alivio emocional. Romper el muro de silencio y estar abiertos a recibir ayuda, puede hacer la diferencia en nuestro proceso de sanación emocional.

Tal vez nos demos cuenta que con el apoyo y la ayuda de nuestra familia o amigos ese “inmenso” problema ya no es tan grande. El viejo dicho que reza que “en la unión está la fuerza” es más válido que nunca en momentos como este. Porque de esa forma se nos hará más fácil soltar para avanzar hacia la vida que realmente deseamos.

6-    Mira tus problemas como una oportunidad para superarte a ti mismo

soltar para avanzar y aprender a fluir y superarte ati mismo

Sea cual sea el problema al que nos enfrentemos en la vida, siempre podemos elegir entre dos opciones. O nos sentamos a llorar y a lamentarnos de nuestra suerte, mientras nos ahogamos en un vaso de agua, o reconocemos que tras cada situación difícil se esconde una valiosa lección de vida que, de aprenderla, nos convertirá en personas decididas y más fuertes emocionalmente.

Aunque nos duela saberlo, a veces un problema es justo lo que necesitamos para replantearnos las cosas y salir de nuestra zona de confort.  Por ejemplo, esa relación que ahora está tambaleándose y que sentimos que el mundo se nos caería encima si se termina, ¿es realmente tan maravillosa?

¿Nos sentimos realizados en ese trabajo que ahora tememos tanto perder? ¿Somos felices en ese matrimonio? ¿Es la vida que llevamos hasta ahora tan ideal como para temerle a un cambio? Los cambios siempre asustan, sobre todo si no los hemos propiciado nosotros. Pero debemos recordar que nada en la vida es estático ni eterno.

La gente cambia, crece, madura. A veces se aleja buscando su propio camino. Detenernos en el resentimiento y el odio hacia quienes creímos que nos debían lealtad o amor, es un grave error que solo nos mantendrá estancados. Aprender a soltar para avanzar, a fluir con los cambios, a adaptarse y crecer ante las adversidades, son aptitudes que se aprenden y se refuerzan con esfuerzo concienzudo.

7-    Haz uso de tus propios recursos

soltar para avanzar y aprender a fluir con resiliencia

Es en estos momentos donde más necesitas reafirmar tu capacidad y actitud de resiliencia. Eres una persona autónoma e independiente y por lo tanto posees todo lo necesario para hacerle frente a los problemas. Y recordártelo cada día puede ser útil.

Es probable que ahora mismo estés dudando de todas tus capacidades, pero te sorprendería saber hasta dónde puede llegar tu fortaleza cuando es puesta a prueba. Y de seguro guardas experiencias personales en las que tu capacidad de resistencia fue evidente o donde demostraste valor y entereza para superar un percance.

Aun cuando en el pasado no hiciste una buena demostración de firmeza emocional, recuerda que cada una de las situaciones difíciles que has tenido que vivir, te han preparado de alguna manera para la próxima y te ha dejado, lo creas o no, una lección de vida.

Aprende a identificar tus fortalezas y tus debilidades y trabaja en ellas. Recapacita sobre las lecciones que te han dejado las pruebas que has tenido en tu vida y recuerda que avanzar y crecer como ser humano es la mejor opción que tienes ahora mismo delante de ti.  Y nunca, jamás, elijas el camino de la autocompasión y el victimismo.

8-   Ríete de ti mismo y de tus problemas

oltar para avanzar y aprender a fluir reirse

Tomar la vida con sentido del humor y aprender a reírnos de nosotros mismos es un mecanismo excelente para cambiar el tono de la situación. La risa nos ayuda a relajar los patrones de pensamientos, provocando con ello un cambio en la forma de ver las cosas.

Aprender a reírnos y sonreír de forma habitual, no solo nos ayuda a tener mejores relaciones sociales e interacciones con otras personas, sino que conseguiremos reaccionar a los problemas de manera optimista y positiva y a demostrar una actitud de resiliencia.

Los estudiosos de la risa han comprobado que un minuto de risa puede tener en nuestro cuerpo el mismo efecto que 45 minutos de ejercicios de relajación. Puede aumentar la creatividad, ayudarnos a eliminar los pensamientos y acciones compulsivas y hasta mejorar la potencia sexual masculina.

No cabe duda que reírnos es una técnica estupenda y divertida para enfrentar nuestros problemas. Así que, en vez de pasar horas rumiando nuestros problemas e imaginando nuestro catastrófico futuro, busquemos esa película divertida de la que todos hablan o ese amigo que siempre nos hace reír con sus ocurrencias.

9-    No tomes decisiones apresuradas

oltar para avanzar y aprender a fluir reirse

Es importante que tengas en cuenta que, aunque al furor de una situación límite, a veces nos vemos tentados a tomar decisiones drásticas y precipitadas, esa opción suele traer más angustia y complicación al problema existente.

No quiere decir que tomar decisiones drásticas no sea una opción, solo que, cualquier decisión que vayamos a tomar, debe ser el resultado de haber pensado las cosas detenidamente y con claridad.

Date tiempo suficiente para que la situación madure hasta un punto en que todo se vea en su justa dimensión. Piensa durante todo el tiempo que necesites. Y cuando finalmente tomes una decisión debe ser firme, basada en tus propios principios y acorde con lo que esperas alcanzar.

10-       Aprende a fluir y a soltar para avanzar, dejando atrás lo que te hace daño

soltar para avanzar y aprender a fluir cada dia

Quedarnos aferrados al pasado, a una relación o persona o a cualquier situación de la que no sabemos como desprendernos, es en extremo tóxico para nuestra salud emocional.

Es importante, por lo tanto, aprender a fluir. Actualmente se habla mucho de ese término. Conseguir la fortaleza emocional y la convicción para dejar algo en el pasado y continuar nuestro camino, es imprescindible para crecer como seres humanos. El objetivo es convertirnos en personas que sean capaces de enfrentar dificultades con una actitud de resiliencia y salir airosos, más fuertes y osados.

Así que, ante el peso de las piedras que representan nuestros problemas, imaginemos a esas rocas convertirse en fina arena que dejaremos deslizar a través de nuestros dedos. Abre tus manos y deja que fluyan libremente. Suelta, deja ir todo.

La vida misma te va a enseñar el camino. Solo no te resistas a los cambios que te presenta. Míralos como nuevas oportunidades para retomar tus sueños o aquel proyecto olvidado. Aprende la lección que te ofreció y a soltar para avanzar. Resistirte puede ser agotador y desgastante. Déjate llevar, comienza a aprender a fluir y asume las transformaciones como parte intrínseca de la vida.

Pon tus problemas en el lugar adecuado

soltar para avanzar y aprender a fluir cada dia

Cuando la anciana se fue, María se quedó pensando mucho tiempo en sus palabras. Decidió llevar las piedras a casa para no olvidar aquellos maravillosos consejos. Llegó extenuada por el peso y por eso entendió mejor lo que le había querido decir.

Ya no las cargaría más, las depositó entre las plantas de su pequeño jardín, como un recordatorio de que tenía muchas cosas por resolver. Y esa misma tarde llamó a su madre y le contó todo. También a sus amigos que estaban muy preocupados por ella y se extrañaban de su actitud distante.

Sus problemas no desaparecieron de la noche a la mañana. Tuvo que enfrentarse a numerosos procesos legales para reclamar una pensión adecuada para el niño, estudiar por las noches cuando el pequeño dormía para terminar su carrera y trabajar desde casa confeccionando bisuterías artesanales para sobrevivir ella y su hijo.

Pero tuvo ayuda, de su familia, de sus amigos, hasta de sus vecinos. La carga ya no era tan pesada. Había aprendido a compartirla y a no llevarla todo el tiempo sobre los hombros. Aprendió a soltar para avanzar, a definir sus prioridades, a confiar en sus fortalezas, a tomarse la vida con sentido del humor y sobre todo comenzó a aprender a fluir.

Aceptó que la vida cambia y no siempre esos cambios nos gustan, pero aun así hay que aceptarlos y fluir con ellos. Que hay que dejar atrás el pasado y no aferrarnos a algo que ya no funciona. Que debemos abrirnos a la nueva etapa que se nos presenta y verla como una oportunidad de aprender, de vivir cosas nuevas y de ser feliz.

La vida es muy corta para vivirla tristes, malhumorados y ahogados de preocupaciones. Para hallar un estado mental de calma y bienestar, debemos ser capaces de actuar, tomar decisiones y dejar ir aquello que ya no funciona en nuestra vida. Solo así encontraremos el camino hacia nosotros mismos.

ÚLTIMAS ENTRADAS

soltar para avanzar y aprender a fluir
que es la dependencia emocional
mountains-5368407_1920
La ley de atracción
que es el victimismo
el bambu japones

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

1 × tres =