ley de la atracción

LEY DE LA ATRACCIÓN. EL SECRETO QUE CAMBIÓ MI VIDA. 1 parte

Para las personas que me conocen personalmente o que han leído mi libro Cenizas, es sorprendente el hecho de que mi vida haya dado un vuelco de 180° grados. A mí misma me asombra descubrir cuanta fortaleza interior, paz y determinación he llegado a alcanzar.

Demás está decir que el camino no ha sido precisamente de rosas. Tampoco puedo presumir de haber llegado a algún sitio, porque sería tonto de mi parte creer que, en algún momento, deberíamos dejar de avanzar.

el secreto de la ley de la atraccion

Sin embargo, cuando miro atrás, a miles y miles de fragmentos de mi vida dibujados como estelas en el tiempo, me cuesta creer que aquella niña asustada y llorosa y aquella mujer frágil y no menos asustada y llorosa se hayan convertido en esta guerrera, a la que hoy muy pocas cosas logran asustarla.

Siempre que intento recapitular cual fue el punto de inflexión en mi vida, en los recuerdos aparece asociado aquel video que vi, hace ya muchos años sobre la ley de la atracción, llamado El secreto. Aún no teníamos internet en Cuba. La gente solía compartirse “mano a mano” aquellas películas, series o información que consideraba interesante y que había adquirido mediante “El paquete”.

Cuando ‘La ley de la atracción’ funciona en tu contra

Aunque en ese momento tenía cierta estabilidad emocional y económica, mi vida distaba mucho de ser lo que en verdad deseaba. Todos aquellos sueños que había aprendido a sepultar me quemaban por dentro. Pero seguía pensando que lo mejor era poner los pies en la tierra y aceptar humildemente lo que la vida me daba.

el secreto de la ley de la atraccion

Creía que jamás podría lograr nada, porque una larga lista de intentos fallidos se encargaba de recordármelo. También lo hacían las personas que me rodeaban. Esas personas a las que yo les había dado la potestad de determinar cómo debía pensar y actuar.

Como resultado, mi vida estaba marcada por patrones en los que los periodos de depresión, tristeza y crisis existenciales eran alternados con etapas de resignación o sutiles intentos por darle sentido a mi existencia. Y cuando crees que tu vida es una porquería, curiosamente, la vida te da la razón.

Cada una de las veces que intentaba darle un vuelco a mi situación, terminé convenciéndome de mi incapacidad y mala suerte.  Temblaba ante el más mínimo contratiempo, al que veía como una señal de que nunca podría conseguir nada, acumulando sueños rotos en el cajón de mis fracasos.

el secreto de la ley de la atraccion

El secreto que cambió mi vida

«Creía que jamás podría lograr nada, porque una larga lista de intentos fallidos se encargaba de recordármelo»

Fue en uno de esos momentos de hundimiento emocional cuando llegó a mi vida El secreto. Debo confesar que, luego de haberme liberado, tras mucho esfuerzo, de los efectos destructivos de la secta de los Testigos de Jehová en la que transcurrió mi infancia y mi juventud, instintivamente rechazaba todo lo que tuviera vestigios esotéricos, filosóficos y religiosos.

Solo porque me lo habían recomendado mucho acepté verlo, aunque no sin cierta reserva. Sin embargo, cuando por fin lo vi, quedé conmocionada. Nunca había escuchado hablar de La ley de la atracción. Pero, aunque antes de verlo, pensaba que nada me convencería de creer en tonterías sugestivas, la profundidad del mensaje que transmitía me pareció sumamente interesante.

Entonces nació en mí la duda. ¿Será que, aunque sea una pequeñísima parte de ese mensaje es real? ¿Que puedo transformar mi vida, si modifico mi actitud y mis pensamientos? ¿Que crear mi propia realidad es posible? ¿O que existe realmente algo como La ley de la atracción?

Aquel mismo día comenzó a germinar en mí la semilla de una nueva mujer. Recuerdo haber visto el video una y otra vez. Intentaba encontrarle lógica a aquellos razonamientos que me parecían “demasiado buenos” para ser verdad.

el secreto de la ley de la atraccion

Pero si algún parámetro podía usar para hacer “mi comprobación lógica” sobre aquellos argumentos, era el efecto negativo que había tenido mi actitud en mi propia vida. Si en realidad existía una Ley de la atracción estaba atrayendo frustraciones a mi vida. Porque cada vez que intenté, fallé.

Pero detrás de cada uno de mis fracasos y de cada una de mis decepciones siempre habían estado agazapados mis miedos. La baja autoestima, el temor al fracaso y a lo que pudieran pensar de mí y una eterna sensación de ser una víctima indefensa y fracasada, me acompañaban siempre.

Todo comienza en tu mente

… “mi comprobación lógica” sobre aquellos argumentos, era el efecto negativo que había tenido en mi vida mi propia actitud

Aunque, sin haberle dado forma o encontrarle sentido, ya pensaba desde hacía tiempo en esos argumentos que acababa de conocer. Tal vez por eso, “El secreto” que revelaba el video me impactó tanto.

Muchas veces había pensado en el efecto de la actitud. Siempre me ha gustado saber cómo piensa la gente y observar su comportamiento. Y a lo largo de mi vida he conocido todo tipo de personas.

Pero una constante que no falla, es que la gente exitosa tiene actitud de triunfadores. Sus palabras y su comportamiento siempre reflejan seguridad en sí mismos y un talante victorioso. Y esto aplica a casi todas las facetas de la vida.

el secreto de la ley de la atraccion

He conocido mujeres sumamente hermosas, cuya baja autoestima e inseguridad no les permite tener relaciones sanas y duraderas. Mientras que otras, mucho menos agraciadas, pero con actitud de diva, parecen tener el mundo a sus pies.

Conozco personas cuyas conversaciones giran en torno a medicamentos, enfermedades y hospitales y cada día se descubren nuevas dolencias con las que perpetuar el ciclo. Mientras que otras, con enfermedades reales de las que preocuparse, demuestran unas ganas de comerse el mundo que es contagiosa y excitante.

el secreto de la ley de la atraccion

Pero, sobre todo me conocía a mí misma. El mayor exponente de que la Ley de la atracción funcionaba y en este caso, negativamente.

Tengo mi propia versión sobre la ley de la atracción

Para ser totalmente honesta, no creo 100% en los enunciados de la Ley de la atracción. Y, como de imponerme creencias que no me convencen enteramente, estaba ya harta, basándome en mi propia experiencia y razonamiento elaboré mi propia versión.

el secreto de la ley de la atraccion

Ya sé que estás pensando “y eso ¿se puede hacer?”. Pues mira, a lo largo de la vida he aprendido muchas cosas y una de ellas es que, seas consciente de ello o no, terminarás guiándote por un conjunto de conceptos y valores que moldearán para bien o para mal tu actitud. En su mayoría estos han sido adoptados por la influencia de familiares y amigos, creencias religiosas y/o socio-culturales.

Muchos de estos conceptos son abstractos, pero no por ello dejan de tener un gran impacto en nuestra vida. Entonces, lo que es realmente importante, es el efecto resultante de lo que dejamos convertirse en patrones que determinarán nuestra actitud.

Siempre podemos elegir nuestro propio camino

El secreto para hacer efectivo cualquier propósito, es poder hacerlo nuestro. No puedes llevar a cabo con éxito algo en lo que no crees totalmente. Para lograr que algo realmente cambie tu vida, tiene que ser totalmente creíble para ti. Y para eso, debe armonizarse con tus creencias y experiencia personal.

el secreto de la ley de la atraccion

Entonces, ahí estaba yo, fascinada con el mensaje maravilloso y seductor del video, creyendo gran parte de él, pero escéptica sobre aquellas piezas que no encajaban. Tenía ante mí tres opciones. La primera, desechar todo aquello como completa ficción, a pesar de lo atractiva que resultaban aquellas ideas.

La segunda, aceptarlo todo ciegamente e imponerme aquellas partes que no me convencían, intentando engañar a mi cerebro. Pero la tercera opción, era analizarlo todo y basándome en mi experiencia personal y lo que creía sobre el mundo y la espiritualidad, llegar a mis propias conclusiones.

Creando nuestra propia verdad

Los seres humanos son constructores de realidades. Creer que en algún punto encontrarás una “verdad absoluta” es ingenuo. A lo largo de la historia, las personas han basado sus creencias y valores en realidades que otros han construido para ellos.

Así, si hubieras nacido en el antiguo Egipto habrías basado toda tu vida en un conjunto de creencias que abarcaba todas las facetas de la vida y la muerte. Habrías adorado con devoción irracional a una infinidad de deidades y jamás dudarías de poseer la única verdad del universo.

Cuando “científicamente” era aceptada la teoría de la tierra plana como la realidad, la inmensa mayoría de las personas lo daba como un hecho indiscutible.

Cada civilización se ha construido su propia realidad y de alguna manera, damos por real lo que nos han enseñado. Aun hoy, que creemos conocerlo todo, salen a la luz de vez en cuando teorías que echan por tierra algunas de nuestras más poderosas “verdades”.

el secreto de la ley de la atraccion

De una forma u otra y ya sea mediante las religiones que has conocido o los criterios socioculturales que te ha impuesto la comunidad donde vives, estarás aceptando “verdades” que otros han creado previamente. Entonces, ¿porque estaría obligada a aceptar los conceptos que otros han prediseñado para mí y no crear, basándome en mi propia noción del mundo, mi propia realidad?

Las partes de la ley de la atracción que no me convencen

Decir que “el universo conspira para hacer realidad tus deseos” es, para mí, una forma hermosa de incentivarte a luchar por tus sueños. Sin embargo, de ahí a tomármelo literal es un poco más difícil.

Como he dicho en algunas ocasiones, hace mucho tiempo me considero agnóstica. Esto aplica a todo lo desconocido. Quiere decir que no puedo estar segura de la existencia de deidad alguna, aunque tampoco puedo descartarlas totalmente.

De la misma manera, no puedo creer ciegamente en enunciados que afirman categóricamente que la ley de la atracción es una “ley científica” y una “verdad absoluta”, ya que no existen pruebas, más allá de los testimonios de los creyentes en ella. Sería como dar por hecho que existe vida extraterrestre, solo porque algunas personas afirman haber tenido un encuentro con ella (aunque tampoco lo descarto).

el secreto de la ley de la atraccion

Sinceramente me parece un poco fantástico creer que nuestros pensamientos y sentimientos generan una onda de energía poderosa capaz de transmitirse a todo el universo y luego este se confabula para devolverte esa energía y hacer realidad tus deseos. Tal vez lo he descrito de una forma un poco burda, pero, en principio eso es a lo que se refieren los seguidores de la ley de la atracción.

Entonces, estarás pensando, ¿crees o no en la ley de la atracción? Pues sí, creo. Pero, en una versión más “creíble” y lógica para mí.  Desde muy joven, basándome en lo que observaba en mi propia vida y en la de las personas que me rodeaban pude constatar que realmente atraes a tu vida eso en lo que piensas, de lo que hablas y de la forma en la que lo hagas.

El foco de responsabilidad en la ley de la atracción

Obviamente, la ley de la atracción, si es así como le queremos llamar al hecho de que nuestra actitud y nuestros pensamientos atraen a nuestra vida eso en lo que se centran, funciona. Y seamos conscientes de ello o no, nuestra vida será marcada por el efecto resultante.

Sin embargo, la gran diferencia entre la versión original de la ley de la atracción y mi versión, es dónde se sitúa el foco de responsabilidad. Los partidarios de la ley de la atracción asumen una actitud pasiva en la que ellos solo necesitan emitir una onda de energía que vibre en una frecuencia positiva.

De todo lo demás se encargaría el universo (entiéndase cualquier fuerza poderosa en la que creamos), que supuestamente siempre está listo para devolver a cada uno de los humanos del planeta eso que desearon (consciente o inconscientemente) en la misma frecuencia en que lo hicieron.

el secreto de la ley de la atraccion

Yo soy un poco escéptica con respecto a ese concepto. Tal vez dado por mi condición de agnóstica, luego de haber pasado gran parte de mi vida creyendo ciegamente en lo que me habían enseñado como verdad absoluta. Creer que allá afuera hay una fuerza poderosa, personal o impersonal, que responderá a nuestros deseos haciéndolos realidad no me cierra.

Entonces ¿cómo armonizo la ley de la atracción con mi propia visión del mundo?

¿Cómo puedo afirmar, entonces, que creo en la ley de la atracción? Fácil, creo en lo que he podido comprobar. No descarto nada. Ni siquiera esos aspectos que me resultan menos creíbles. Pero a la hora de darle forma a un concepto que pueda utilizar como un dogma por el que regir mi vida, necesito sentir que es algo verosímil.

Así que, en mi propia ley de la atracción también es necesario tener control total sobre lo que dejamos que se convierta en nuestros pensamientos y deseos. Sin embargo, esa no es toda nuestra responsabilidad. Ese es apenas el principio.

Nada sucedería si pasamos toda nuestra vida encerrados en nuestra habitación, enviándole mensajes al universo con nuestros deseos, por muy positiva que sea la frecuencia en la que estemos vibrando. El secreto está en tomar acción, convertir eso que deseamos en pensamientos productivos, en proyectos que nos lleven a alcanzar nuestras metas.

Tal vez te preguntes en que parte encajaría la ley de la atracción si somos nosotros los que estamos haciendo que suceda. Pero aquí es donde está el verdadero milagro. Dos personas pueden estar trabajando por un mismo objetivo, pueden incluso estar utilizando los mismos procedimientos. Sin embargo, la actitud de cada uno será la responsable del éxito final que obtengan.

El prodigio de crear tu propia vida

…una constante que no falla, es que la gente exitosa tiene actitud de triunfadores.

Muchas de las personas más exitosas del mundo comenzaron sin nada. A veces teniendo en contra todas las probabilidades de triunfar. Sin embargo, el factor común en todas ellas fue su incansable afán por crearse su propia realidad. Una realidad que distaba mucho de la que la vida le había concedido al nacer.

A veces, lo único que poseen las personas, son sus propios sueños. Pero bien utilizados, los sueños, y la fe con la que luchas por ellos, son armas muy poderosas que te pueden conducir al éxito.

Las personas que creen que van a tener éxito, lo consiguen. Y eso es porque, no importa cuántas veces fracasen, siempre verán los fracasos como parte del proceso de ensayo y error que les ayudará a perfeccionar el resultado. Y no descansarán hasta lograrlo, porque desde el principio se sentían como triunfadores.

Atrajeron a su vida eso que su mente proyectaba, pero no mágicamente. Su actitud entusiasta y positiva no les permitió rendirse ante las adversidades. Como llenaron su vida de sentimientos y emociones valiosas, atrajeron a personas que vibraban en esa misma frecuencia.

el secreto de la ley de la atraccion

Sin darse cuenta se alejaban cada vez mas de aquella gente problemática, pesimista e insegura y se rodeaban de amigos que compartían sus mismos intereses y con los que se beneficiaban mutuamente.

Como sus pensamientos giraban constantemente en eso que deseaban, poco a poco comenzaron a fluir las ideas para conseguir hacerlo realidad. Y si no funcionaba una idea, siempre aparecía otra y otra y otra. Y no importa cuántas veces fracasaran, como en su mente se sentían un triunfador exitoso, lo seguirían intentando.

el secreto de la ley de la atraccion

La gente pesimista, por otro lado, estará esperando el más mínimo contratiempo para aceptar que nunca conseguirá nada. Están seguros de que tienen mala suerte, que todo lo malo les sucede a ellos y que hagan lo que hagan los resultados siempre serán negativos.

Hablan constantemente de enfermedades, desgracias e infortunios, asumen que perderán su trabajo o su matrimonio cuando las cosas se ponen un poco difíciles y se amargan con cada tropiezo que tienen. Así que no es de extrañar que su pareja desee alejarse o que en el trabajo estén esperando la más mínima oportunidad para despedirlo.

el secreto de la ley de la atracción

Su actitud los hará rodearse de gente como ellos que ayudarán a perpetuar su negatividad. Y estas mismas personas y pensamientos destructivos atraerán a su vida más fracasos y frustraciones. Y cada decepción los convencerá un poco más de su propia mala suerte y así el circulo vicioso de reveses y desgracias se eterniza.

La ley de la atracción en nuestra vida cotidiana

Aunque la mayoría de nosotros no soñamos con grandes proyectos que nos conducirán al éxito y la fama, todos deseamos tener una vida holgada económicamente, estable y feliz. Sin embargo, la forma en que estamos proyectando nuestra actitud está marcando definitivamente el resultado.

Sea que creas de manera absoluta en la ley de la atracción o que, como yo, te hayas elaborado tu propia versión, recuerda que todos estamos siendo afectados por ella. Atraemos inevitablemente a nuestra vida eso en lo que centramos nuestros pensamientos y deseos y la actitud con que lo asumamos será determinante en el resultado final.

Ahora que sé que la ley de la atracción funciona, ¿Cómo puedo hacer que lo haga a mi favor?

Claro, una cosa es saber que nuestra actitud ha sido la responsable de los fracasos que arrastramos y otra bien diferente es poder cambiarla. Sobre todo, cuando está arraigada en nuestro subconsciente. Y fueron demasiados los factores que me llevaron a convertirme en esa frágil mujercita, insegura y vulnerable encasillada en el rol de víctima.

el secreto de la ley de la atracción

Si quieres saber cómo “El secreto” de la ley de la atracción cambió mi vida, cómo aprendí a modificar mi actitud y a conseguir revertir la situación, no dejes de leer la segunda parte de este artículo que saldrá publicada el próximo sábado.

Saber lo que crees, sobre este y todos los temas que se exponen en este blog, es muy importante para mí. Con tus comentarios me ayudarás a enriquecer mis contenidos y podrías, con tus palabras, estar ayudando a alguien que ahora mismo lo esté necesitando. Gracias por leerme.

ÚLTIMAS ENTRADAS

soltar para avanzar y aprender a fluir
que es la dependencia emocional
mountains-5368407_1920
La ley de atracción
que es el victimismo
el bambu japones

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

5 + tres =